viernes, 15 de febrero de 2008

Dudas de lenguaje y poesía: cómo mandar y cómo amar

A todo el mundo le gusta mandar. ¡Ven! ¡Siéntate! ¡Dame eso! Pero... ¿cómo hacerlo correctamente?

Un de los fallos que más se escuchan hoy en día es el uso del imperativo con la segunda persona del plural. ¿Nadie ha escuchado: ¡sentaros!? o ¡veniros!Y claro, a los puristas nos entra la duda...

Regla de oro para no fallar nunca: el imperativo unido a la segunda persona del plural pierde la "d" del imperativo. Y nunca, nunca, se convierte en una "r".

O sea:
incorrecto -> correcto
amaros -> amaos
cogeros -> cogeos
veniros -> veníos
cambiar -> cambiaos

Única excepción: el verbo ir (id -> idos).

Y ya última precisión: el imperativo nunca se forma con el infinitivo, a no ser que vaya precedido por la preposición "a": "¡a sentarse!".

Os dejo un regalito para el fin de semana. Una maravillosa poesía del tristemente fallecido Ángel González. Porque para algunos todos los días son el día de los enamorados.











ME BASTA ASÍ

Si yo fuera Dios
y tuviese el secreto,
haría
un ser exacto a ti;
lo probaría
(a la manera de los panaderos
cuando prueban el pan, es decir:
con la boca),
y si ese sabor fuese
igual al tuyo, o sea
tu mismo olor, y tu manera
de sonreír,
y de guardar silencio,
y de estrechar mi mano estrictamente,
y de besarnos sin hacernos daño
-de esto sí estoy seguro: pongo
tanta atención cuando te beso;
entonces,
si yo fuese Dios,
podría repetirte y repetirte,
siempre la misma y siempre diferente,
sin cansarme jamás del juego idéntico,
sin desdeñar tampoco la que fuiste
por la que ibas a ser dentro de nada;
ya no sé si me explico, pero quiero
aclarar que si yo fuese
Dios, haría
lo posible por ser Ángel González
para quererte tal como te quiero,
para aguardar con calma
a que te crees tú misma cada día,
a que sorprendas todas las mañanas
la luz recién nacida con tu propia
luz, y corras
la cortina impalpable que separa
el sueño de la vida,
resucitándome con tu palabra,
Lázaro alegre,
yo,
mojado todavía
de sombras y pereza,
sorprendido y absorto
en la contemplación de todo aquello
que, en unión de mí mismo,
recuperas y salvas, mueves, dejas
abandonado cuando -luego- callas...
(Escucho tu silencio.
Oigo
constelaciones: existes.
Creo en ti.
Eres.
Me basta.

5 comentarios:

Miu dijo...

Pues este tipo de post me encanta, porque es tan necesario... En mi caso intento siempre eliminar la "r" del imperativo (que hace daño al oído), pero a veces me miran raro!! Sobre todo cuando digo "idos" en lugar de "iros" como dice todo el mundo.
Por cierto, creo que te has equivocado, "cambiad" es correcto, me imagino que querías poner "cambiaros" en contraposición a "cambiaos" y te ha traicionado tu inconsciente buena escritura.
Saludos!

Roxana dijo...

¡Gracias, Miu! A mí también la "R" del imperativo me suena como un tiro, pero es verdad que la gente te mira mal cuando lo dices bien. ¡Hay que seguir haciéndolo o la RAE claudicará y lo aceptará como correcto!
Gracias por señalar el error.

Roxana dijo...

Acabo de añadir la poesía de Ángel González. Creo que hay pocos versos más bellos que éstos: "para aguardar con calma a que te crees tú misma cada día". Disfrutad.

mabaza dijo...

me encanta el post, roxana.

no sé si soy la única, pero es que encima hay que aguantar comentarios del tipo "qué pedante" (y no es que vaya corrigiendo a la gente por la vida sino que hablo lo más correctamente que puedo)

besos

Roxana dijo...

¡Hola, Mazaba! Gracias por tu visita. No eras la única a la que le pasa. Es lo que dices tú, y encima te llaman pedante. Y lo peor es cuando te hacen dudar de que esté bien dicho... cuanto tú sabes que tienes razón.

¡Besos!