martes, 12 de febrero de 2008

Goya: pintando a los Reyes


La reina María Luisa llamaba a este cuadro "ése en el que estamos todos juntos". Pero ni a ella ni a Carlos IV, su marido les gustó nunca. Se trata seguramente del último gran cuadro real de la pintura española y uno de los más importantes.

(Se recomienda pinchar en el cuadro para poder observar los detalles y seguir los comentarios).

Goya decidió inspirarse en Velázquez, hasta tal punto que se retrató él mismo, discreto, en una esquina izquierda, tras el lienzo (algo extraño, ya que entonces Goya estaría pintando sus espaldas).

Lo más importante de este cuadro no es la espléndida composición (tres grupos de cuatro personas, siempre compuestos por dos hombres y dos mujeres), ni que no se hubiera decidido quién sería la futura esposa de Fernando VII y por ello aparezca con la cabeza girada, ni los magníficos detalles de las telas.

No, lo más impresionante es el realismo con el que Goya pinta a la familia real, que ya no lo parecen. Se diría que son una familia burguesa cualquiera. Esa desmitificación es lo que me parece crucial en el cuadro, y lo que le proporciona aún más valor e interés.


P.S. Espero que a la gentuza que ha robado cuatro cuadros impresionistas de Zürich, ocultándolos así a la vista de todo el mundo, se les atraganten. Sólo pensar que no vamos a poder verlos en un futuro (a no ser de que los capturen), me enerva. Os dejo aquí las imágenes de los cuadros robados. Son los siguientes: El chico del chaleco rojo (1888-1890), de Paul Cézanne; Ramas de castaño en flor (1890), de Vincent van Gogh; Campo de amapolas cerca de Vétheuil (1879), de Claude Monet, y El conde Lepic y sus hijas (1871), de Edgar Degas. El Monet es precioso.

3 comentarios:

coco dijo...

a pesar de que Goya me pone los pelos de punta (esa atracción entre la curiosidad morbosa y el rechazo) este cuadro siempre me ha fascinado. Es alucinante...

Roxana dijo...

Tienes razón con Goya; a mí algunas de sus pinturas negras me estremecen.

JoeStrummer dijo...

Aunque la entrada es de 2008, he llegado hoy aquí.... Espero que te llegue el comentario... Me ha sorprendido cuando dices "se retrató él mismo, discreto, en una esquina izquierda, tras el lienzo (algo extraño, ya que entonces Goya estaría pintando sus espaldas)"... No soy un experto, ni mucho menos, pero sí que creo recordar que el cuadro de las meninas al que parece que te refieres cuando dices que Goya se inspiró en Velázquez, se pintó frente a un espejo. De esta forma se explica que Goya (o velazquez) aparezca 'como pintando sus espaldas'. Al parecer, era típico del barroco el gusto por los juegos de espejos. Bueno es una curiosidad que recuerdo de mis clases años atrás. Si estoy equivocado no dudes en responderme mandameesemail@gmail.com