lunes, 14 de abril de 2008

Un niño y su tigre




Hoy quiero presentaros (a los que no lo conozcáis) al mejor cómic del siglo XX: Calvin y Hobbes, de Bill Watterson. Waterson publicó "Calvin y Hobbes" durante 10 años (1985-1995), rompiendo con la estructura y los temas que se solían tratar en este tipo de historietas. Calvin y Hobbes han hablado de política, de arte (mucha crítica de arte), de la vida y han hecho muchas tonterías. Ojalá algún día Watterson los retome.

Calvin es un niño de seis años, casi hiperactivo, con mucha imaginación y que odia la escuela. Hobbes es... su alter ego; su tigre de peluche que, sólo para él, está vivo. Su parte filosófica.
Otros protagonistas: el padre de Calvin (odia la tecnología), su madre y su amiga Susie (de la que está, un poco, enamorado).

Tal vez no os suenen: entre otras razones, porque Watterson se negó totalmente a comercializar los personajes. A pesar de las sumas millonarias que se le ofrecieron, no hay ni peluches, ni tazas, ni camisetas, ni siquiera película (Steven Spielberg quiso dirigirla). Me admira su valentía para resistir frente a tanto dinero.

Hoy os dejo sólo dos ejemplos: uno poético, el otro, una solución para una situación cada vez más cotidiana. Irán apareciendo más. Disfrutad.

3 comentarios:

raquel dijo...

No conocía a Calvin y Hobbes, y... ¡me han encantado!

¿Dónde se consiguen estos cómics?

Roxana dijo...

Raquel, te van a encantar. Están traducidos al castellano, disponibles en cualquier biblioteca o librería. Yo aprendí mucho inglés con ellos (de hecho, me compré poco a poco la colección entera en inglés). Los momentos artísticos de Calvin y los muñecos de nieve ("¡soy un postmodernista estructural")y sus discursos sobre al arte moderno son impagables.

telericatarta dijo...

¡Calvin y Hobbes son geniales hasta para llevarlos en una camiseta!
Qué "miga" tienen los cómics supuestamente infantiles, pero que según vas creciendo, comprendes que tienen varios niveles de lectura, tipo Zits y por supuesto, Mafalda.