martes, 22 de abril de 2008

La importancia de un punto.

Hoy, otro artículo que no puedo evitar compartir con vosotros. La ortografía y la gramática son muy importantes, como podéis leer. Nunca olvidéis las tildes en el teléfono móvil:

"El punto de la letra "i" causa una tragedia familiar en Ankara

Un malentendido entre una ex pareja por la falta de caracteres apropiados para el alfabeto turco en los teléfonos móviles desemboca en un asesinato y un suicidio

El matrimonio formado por Emine y Ramazan Çalçoban decidió romper su relación tras pelearse. Emine, de 20 años, retornó a la casa de su padre, Hamdi Pulas. La pareja, sin embargo, no dejó de reñir tras la separación y las disputas continuaron a través de mensajes en sus teléfonos móviles.

Ramazan, de 24 años, le recriminó un día a su ex mujer que siempre cambiaba de tema cuando se quedaba sin argumentos. Pero en muchos teclados de teléfono móvil no existe el carácter para la letra "I" turca (i cerrada, que se escribe sin punto), por lo que Ramazan, en lugar de teclear "sIkIsInca" (cuando te quedas sin argumentos), puso "sikisinca" (cuando te follan), cuenta el diario turco Hürriyet.

Emine se tomó el mensaje como un insulto y se lo mostró a su padre, según figura en el informe de la investigación judicial del caso. El progenitor se enfureció e increpó a su antiguo yerno: "Nos has insultado, has mancillado nuestro honor. Estás tratando a mi hija como si fuese una prostituta".

Cuando Ramazan fue a casa de su ex mujer y su antiguo suegro para explicarse, toda la familia Pulas se le echó encima y le hirieron con un cuchillo. Como venganza, Ramazan acuchilló a Emine hasta matarla y fue encarcelado por ello, pero se suicidó en la prisión.

Ahora el fiscal exige una condena de 15 años de cárcel para Hamdi Pulas y otras dos hijas suyas por el "intento de asesinato" de Ramazan.

La trágica historia fue publicada ayer por Hürriyet, que destaca en su información que el punto de la "i" en ciertas palabras de la lengua turca está causando "serios problemas" en el país".

De "El País".

Y, para que no todo sea tan lúgubre, una tira de Calvin y Hobbes. Ya sabéis que lo adoro.


"Test: ¿Cuándo llegaron los Peregrinos (primeros colonizadores de EEUU) a la roca de Plymouth?
1620.
Como puede ver, he memorizado este dato totalmente inútil el tiempo suficiente para contestar a la respuesta de este test. Ahora tengo la intención de olvidarlo para siempre. No me ha enseñado nada, excepto cómo manipular cínicamente el sistema. Felicidades.
Dicen que la satisfacción de enseñar compensa el malísimo salario".

8 comentarios:

raquel dijo...

¡Tremendo! ¡discusiones por sms! ¡asesinatos, suicidios, por un punto en la i!
Para que luego no prestemos atención al lenguaje...

raquel dijo...

¡¡Y muchas gracias por la traducción de la tira de Calvin, Roxana!!

maba dijo...

qué fuerte la historia!

la tira de calvin, buenísima.

hoy,muy pobre en argumentos!

un besazo

Daphne dijo...

Bueno, bueno, la historia es terrible.... Sin embargo, no puedo dejar de pensar que este hombre cuando escribía el sms ya sabría que a falta del caracter adecuado, lo que escribía tenía otro significado y además insultante. Debería haber usado un sinónimo...
De todas formas, creo que es una situación extrema y horrible.

ANDREA MILIAN SHOES dijo...

no doy credito a la historia que cuentas!! la gente no se comunica allí excepto por sms? qué despropósito. Y aqui los jóvenes con sms que ni se entienden.

ins dijo...

madre mia, hasta donde vamos a llegar!!este articulo da miedo!! te leo amenudo y queria felicitarte por la pagina, yo estudie bellas artes y me encanta tu blog!! un bs ines

Blaudemar dijo...

¡Madre mía! Qué fuerte la historia! Con lo fácil que hubiera sido si el matrimonio no iba bien (con 20 y 24 años qué quieres) dejarlo correr...

Roxana dijo...

Parece que la noticia ha causado furor. Ya decía yo que las discusiones por SMS no son buenas.

Daphne, tienes razón en la pregunta. ¿Era él consciente de la confusión?

Gracias a todas por los comentarios (y aprovecho para saludar a Ins y Andrea, nuevas comentaristas).

Besos